Cómo MANTENER VIVA la PASIÓN

Cómo MANTENER VIVA la PASIÓN

¿Te inquieta la posibilidad que algún día dejes de sentir pasión por tu pareja?, ¿que tu relación amorosa de la que ahora tanto disfrutas y tanta satisfacción te produce deje de ser algo que te motive? 

¿Cuál es el gran secreto para mantener viva la pasión en la pareja?

El gran secreto para mantener la pasión no tiene nada que ver con cenas a la luz de las velas, escapadas románticas de fin de semana o prácticas sexuales de lo más imaginativas. Ayuda, claro que sí. Pero, ni mucho menos, es la base de la pasión duradera entre dos personas. 

Cuando hablo de pasión no me estoy refiriendo exclusivamente al ámbito de la atracción o del disfrute sexual. Ante todo me estoy refiriendo a la motivación que uno pueda sentir para querer continuar estando con alguien. Una motivación que depende de la opinión que se tiene acerca del compañero y  de la relación. Por ejemplo, si considero que mi compañero está por mi y la relación que tenemos me resulta gratificante, entonces tengo poderosos motivos para querer continuar estando a su lado. Y, por lo tanto, hacer todo lo posible para que así sea. Y esos motivos alimentan mi pasión y mi voluntad para mantener la relación.  

¿Qué hace que la pasión se mantenga?

Suele hablarse de la rutina o el estrés como sus causas principales. pero no tiene por qué. Hay parejas que a pesar del trabajo, los hijos y todo lo que les pueda generar estrés, lo llevan la mar de bien. Consiguen sentirse cercanos el uno del otro. Y aquí está la clave para mantener a flote la pasión: es necesario mantener el sentimiento de cercanía emocional con la pareja. Lo vuelvo a repetir: para mantener la pasión es necesario mantener el sentimiento de cercanía emocional con la pareja.

¿Qué es lo que puedes hacer para conseguirlo?

Te propongo algo muy efectivo: haz saber a tu compañero o compañera que es importante para ti, que lo valoras. Puede que te parezca una obviedad pero es muy fácil olvidar la buena costumbre que supone y  el poder transformador que tiene el valorar al otro, especialmente cuando este otro es tu pareja.  

¡Y no te cortes!  Si prestas atención verás la de oportunidades que se te presentan para poder hacerlo.  De lo que se trata es de establecer una dinámica emocional positiva y nutritiva.  

Ten esto claro: mantener la pasión en la pareja es una cuestión de hábito. Requiere de tu constante implicación. Somos y tenemos aquello que hacemos día a día. Puede que al principio tengamos que esforzarnos más pero una vez que el hábito queda establecido se convierte en una manera inconsciente de actuar. 

Y házselo saber mediante pequeñas acciones, mediante detalles. Esto es de lo más efectivo porque cuando se van repitiendo producen lo que yo llamo el efecto “gota malaya del buen rollo”.  

 

¡Mira el vídeo y descubre qué puedes hacer para que la pasión en tu relación se mantenga por más que pase el tiempo!

¡Vamos a ello!

 

No Comments

Post A Comment