QUÉ PREDICE UNA RUPTURA 💔 DE PAREJA

QUÉ PREDICE UNA RUPTURA 💔 DE PAREJA

¿Crees que las parejas que discuten tienen más probabilidades de romperse que las que rehuyen la discusión ? 

¿Crees que las que son capaces de resolver sus conflictos sin levantar la voz tienen más probabilidades de mantenerse unidas que las dos anteriores?

Si eso es lo que crees, quítatelo de la cabeza.  No tiene por qué.  Se trata de estilos afectivos distintos. Y la clave está en que ambos miembros de la pareja se encuentren a gusto en él.

El problema viene cuando uno tiene una vena discutidora y el otro prefiere evitar discutir a toda costa. 

En este vídeo comparto contigo qué señales predicen inequívocamente la ruptura de la pareja. Saberlo te permitirá tener un marco de referencia a partir del cual poder ajustar tu relación actual. O futura, en caso que no tengas ninguna en este momento. ¡Vamos a ello!  

Todas las señales que  te voy a explicar y de las cuales debes estar muy alerta, tienen que ver con la comunicación. O mejor dicho, con fallos de comunicación. Que llevan al distanciamiento emocional. El auténtico virus mortal de toda relación de pareja. 

Así pues, no voy a hacer mención a factores como “la infidelidad”, por ejemplo. Porque la infidelidad, en la gran mayoría de casos, es consecuencia de este distanciamiento emocional y no la causa. Dicho de otra manera, las parejas no suelen romperse a causa de la infidelidad. Si no que al estar rotas, puede darse la infidelidad.

Algunas de las señales que veremos ya las he tratado en otros vídeos. Así que las explicaré por encima. Cuando hable de ellas, os aparecerán tarjetas con el link a estos vídeos. Al acabar, encontraréis un par más relacionados con este tema de hoy, tan importante.  

¡Vamos ya con las señales!

Primera

Las discusiones se escapan de las manos. ¿Qué quiere decir esto? Pues que se produce una escalada de negatividad, que acaba con cualquier posibilidad de comunicación. Con cualquier posibilidad de entendimiento. Por el contrario, genera frustración, resentimiento y demás heridas emocionales.

En toda discusión es normal que haya tensión. Es normal que en esos momentos pueda producirse lo que se denomina Reciprocidad de negatividad en especie, que no es más que responder con ira a la ira de la otra persona. Como ocurre cuando en un momento determinado tu pareja te dice de manera agresiva: “¿Dónde has puesto las llaves del coche?” y tú respondes en el mismo tono “¡Y a mi que me cuentas. Las tenías tú ayer!”. Esto no supone que la relación de pareja esté en peligro.

Pero el hecho que una discusión escale en negatividad, haciendo su  aparición los elementos corrosivos que veremos a continuación y además de manera habitual, eso sí que indica que la relación se va a pique. Cuando las discusiones suelen escaparse de las manos, es señal que la relación está dañada.

¿Qué elementos escalan una discusión? Pues son cuatro: la crítica, el desprecio, la actitud defensiva y la actitud evasiva. Tanto la crítica como el desprecio pueden encontrarse al inicio de la conversación. Dando lugar a un planteamiento agresivo o violento. Que es garantía de bronca y mal rollo. Si tú inicias una conversación de este modo y te das cuenta de ello. Pide disculpas y empieza de nuevo.

El desprecio es el peor de todos los elementos. Cuando el desprecio se instala en la manera de discutir de la pareja, las campanas doblan por su funeral. Por otra parte, la actitud defensiva es una reacción natural al hecho de sentirnos atacados. Y la actitud evasiva, es una manera de ausentarse mentalmente o incluso físicamente para protegernos del estrés que nos causan las broncas habituales. Ambas actitudes no hacen más que añadir leña al fuego del conflicto. Porque mientras uno expresa a nuestro compañero o compañera, “El problema lo tienes tú, no yo”, el otro expresa, “Paso de ti”. // ¡Como ves, pura gasolina!

 

Segunda

Cuando uno de los miembros de la pareja se siente sobrepasado emocionalmente. [IMAGEN 7] Es decir, que está saturado por la agresividad de las discusiones. Que le causa efectos físicos como la subida de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y le causa efectos cognitivos como  tener dificultad para prestar atención a lo que se está diciendo y procesar la información.

 

Si una persona llega al punto de experimentar tal tensión emocional cuando discute con su pareja, la comunicación es imposible. Y el distanciamiento emocional está garantizado.  

Además puede ocurrir que la persona acabe por situarse en un estado de Excitación Fisiológica Difusa de manera permanente. Es decir que se sitúe fisiológicamente en modo de reacción “Ataque o huída”. Con lo que las consecuencias para su salud y la de la relación suelen ser negativas.

En este vídeo de aquí te explico por qué los hombres solemos experimentar más tensión emocional que las mujeres en una discusión de pareja. Saberlo te va a resultar de lo más útil para tu relación tanto si eres hombre como si eres mujer. ¡No te lo pierdas!   

 

Tercera 

Cuando los intentos de conexión emocional fracasan. Estos intentos son cualquier expresión verbal, cualquier gesto, cualquier acción que tienen la intención de rebajar la tensión de manera inmediata durante una discusión.

Las parejas felices incorporan de manera exitosa estos intentos de conexión en sus discusiones. Estas parejas saben reconocer cuándo el otro está ondeando la bandera blanca. Cuando está proponiendo desescalar la tensión. Muchas veces lo hacen con sentido del humor. La grandeza de estas parejas es que incluso en medio de una bronca, son capaces de recordar que su compañera o compañera es digno de respeto y cariño.

  

Cuarta 

Malos recuerdos.  Cuando a los miembros de la pareja les pesa  más lo negativo que lo positivo, empiezan a reescribir la historia de su relación. Y para mal. Un signo inequívoco que la relación está “tocada y hundida” es cuando a una pareja se le pregunta por su pasado, por el inicio de su relación, por ejemplo, y no son capaces o tienen mucha dificultad en recordarlo. [IMAGEN 8] Es como si su cerebro hubiera hecho un reset. Los momentos felices y positivos que hayan podido existir han quedado desplazados, ocultados, eliminados por el peso de la negatividad en la que están instalados. Cuando ocurre eso significa que hace tiempo que lo que define la relación de la pareja en cuestión es el distanciamiento emocional.

 

Quinta

El sentimiento de soledad.  [IMAGEN 9] A pesar de vivir bajo el mismo techo, emocionalmente los miembros de la pareja están desconectados. Llega el punto en que hablar parece algo inútil. Los problemas parecen muy graves y se empieza a llevar vidas paralelas. Que no quiere decir necesariamente que haya terceras personas de por medio. Sino que “simplemente” uno se adapta a contar con el otro lo menos posible. A hacer actividades que de alguna manera puedan compensar la negatividad de la relación. O el vacío existencial. Y de esta manera reducir el sufrimiento emocional haciendo la vida soportable.

Llegados a este punto, la pareja es muy probable que ni discuta. Pueden tener un trato correcto. Pero sin aprecio o cariño. Con un bajo índice de contacto. No solo sexual, sino a la hora de conversar, por ejemplo. Que se hablen sin mirarse prácticamente. Sin  dirigir sus cuerpos uno en dirección al otro. Porque lo que queda entre ellos es el mínimo interés indispensable.

 

Estas cinco señales, discusiones que se escapan de las manos, el sentirse sobrepasado emocionalmente, intentos fracasados de conexión emocional, malos recuerdos y el sentimiento de soledad, indican de manera efectiva que una relación de pareja tiene un negro futuro por delante.

La mayoría de ellas se enmarcan en una situación de conflicto. Pero ten claro esto, y quisiera que lo tuvieras muy presente a partir de ahora. La llave para reanimar una relación o edificarla a prueba de separaciones no tiene que ver en cómo se manejan las discusiones, sino en cómo se comportan los miembros de la pareja entre ellos cuando no discuten.

 

 

No Comments

Post A Comment