INFIDELIDAD CON UNA EXPAREJA

INFIDELIDAD CON UNA EXPAREJA

Infiel con una expareja

La infidelidad es una experiencia vital que suele tener consecuencias devastadoras. Especialmente para la parte herida.

Ésta suele sufrir una desorganización de todos los sistemas de respuesta de su persona. Su pensamiento, fisiología, emociones y sentimientos, su comportamiento… Se produce un desequilibrio generalizado. Apareciendo el sentimiento de pérdida del autocontrol y del control sobre la propia vida.

La infidelidad con una expareja, supone un componente extra de malestar para la parte herida.

La experiencia del dolor emocional que puedas sentir por la infidelidad de tu pareja, es una experiencia subjetiva. Es algo que te pasa a ti. Es fruto de una interpretación que haces de lo que te sucede. Y esa interpretación está influida por aspectos diversos, como son:

  • La singularidad de tu sistema nervioso, que se refleja en tu temperamento.
  • Tu carácter. Que básicamente se compone de tus hábitos adquiridos.
  • Tu grado de madurez emocional.
  • El tipo de apego desarrollado en la infancia y establecido en tu relación de pareja.
  • La historia de tu relación de pareja. Lo construido y el proyecto de futuro.
  • El contexto en el que se produce la infidelidad.
  • La persona con la que se produce la infidelidad.

Es en este último aspecto que quiero focalizarme. Concretamente, cuando esa tercera persona es un ex o una ex.

¿Qué es lo que tiene de particularmente dolorosa una infidelidad con una expareja?

Básicamente y fundamentalmente que la parte herida siente que está luchando contra el destino.

Intimar emocionalmente, tener relaciones sexuales con un ex o una ex no es un encuentro, es un reencuentro.

Significa escribir un capítulo más a una historia que ya tiene un pasado. A una historia que es compartida. Es algo que se retoma. No es algo que surge de nuevas con una persona que no conoces.

Para la parte herida, la infidelidad con una expareja, supone:

 

  1. Interpreta que la historia que tiene con su pareja pierde valor. Interpreta que la historia que tiene realmente valor es la de su pareja con su ex. En cambio, la que mantienen ellos, es un capítulo en medio de unos capítulos que son más importantes. Puede llegar a creer que el compañero, la compañera siente más amor o mayor atracción por esa expareja.

 

  1. Se siente estafada. Siente que su pareja no se ha comprometido o no estaba comprometida al 100% con la relación que mantenían. Que no estaba ahí presente como se suponía que tenía que estar. Y si resulta que sí estaba al 100%,  alberga la duda de si inconscientemente siempre guardó sitio para esa ex en su mente. Su afecto por él o por ella, estaba ahí latente. Y cuando se ha dado la oportunidad, ese deseo se ha actualizado. Y  el amor, ha rebrotado.

 

  1. Es muy probable que se sienta culpable que su pareja haya ido a retomar la relación. Que se haya ido a echar de nuevo en los brazos de ese o esa ex. Experimenta un sentimiento de culpabilidad muy castigador, apoyado por una voz interna castigadora. Empieza a cuestionarse qué es lo que ha hecho, qué no ha hecho, qué podía haber hecho, qué podía no haber hecho… Se responsabiliza de todo. Incluso puede llegar a compararse con esa expareja. Y entrar en una rumia muy desgastante.

Que tu pareja retome relación con una expareja, suele invalidarte. La parte herida puede asumir el mensaje que la infidelidad con una expareja, supone que el compañero o la compañera está mejor con la otra persona. Si no, no lo hubiera hecho.

Dos aspectos de este sentimiento de culpabilidad que quiero compartir contigo.

 

El primero de ellos es que esta culpabilidad no deja de formar parte de una fase de duelo. Una infidelidad no deja de ser una perdida. Has perdido el relato de tu relación. Incluso de tu propia identidad.

El segundo es que existe un peso social cristalizado en el dicho popular que asegura que si tu pareja se va a otro lado es porque no tiene lo que tiene que tener en tu relación contigo. Esto es muy castigador.

 

  1. La parte herida empieza a revisitar toda la relación y empieza a creer que su relación ha sido una gran mentira. La duda se instala. Empieza a revisitar situaciones, a fijarse en detalles de cosas que han ocurrido y empieza a darle vueltas. A intentar encontrarle el sentido a todo lo que ha ocurrido. Facilitando una rumia muy desgastante que facilita a su vez, una interacción agresiva con la pareja. Y que ésta adopte una frustrante e irritante actitud defensiva o evasiva. Produciéndose unos diálogos negativos en bucle.

 

Dentro de la circunstancia que la persona con la que se involucra la parte infiel sea un ex, existe un matiz con el que me he encontrado en mis sesiones que resulta especialmente hiriente. Esto es, cuando ese ex resulta ser el primer amor o la primera experiencia afectivo-sexual de la parte infiel. El  peso que pueda llegar a tener la idea de estar luchando contra el destino, se agrava. Y aunque pueda ser un amor de infancia con el que te diste unos besos, puede llegar a significar, para la parte herida, la cuadratura del círculo en la vida de la parte infiel.

Un ex una ex no deja de ser un territorio conocido. Es evidente que no es la misma persona porque pueden haber pasado muchos años, pero lo que está claro es que no es un extraño, no es una novedad.

La idealización del  reencuentro con una expareja.

 

  1. La memoria, con el paso del tiempo, se acuerda de las cosas positivas, de las cosas más agradables. A no ser que sea una relación que fuera una relación traumática, la tendencia es a conservar los momentos agradables. Como dijo Woody Allen, «Una tragedia se convierte en comedia con el paso del tiempo».

 

  1. Uno cree volver a contactar con la persona con la que estuvo en su momento. Cree contactar con esa misma persona. Incluso uno se comporta de la manera como cree recordar que se comportaba con esa expareja.

 

Por lo tanto ese reencuentro se produce sobre dos fantasías. Lo más probable es que esas expectativas no se cumplan. Y acabe en decepción.

Con esto quiero decir que no creas que estás luchando contra el destino. Sino que más bien tu pareja está montada en una fantasía, que tarde o temprano caerá al  no encontrar lo que espera. Quizá una parte de sí mismo que creía poder retomar. Tarde o temprano, lo más probable, es que se acabara dando cuenta que el paso del tiempo ha hecho que las personas evolucionen.

En casos que he tratado, la parte infiel me ha transmitido que se produjo una idealización y que luego esas expectativas no se cumplieron. Las relaciones sexuales que hayan podido mantener pues que no han sido placenteras o que no han sido más placenteras que las que tienen con su pareja primaria.

Lo  comento porque la parte herida suele creer que la sexualidad que haya podido mantener el compañero con esa expareja, ha sido todo conexión y placer.

Te propongo y te animo a que dejes de compararte. Te propongo y te animo a que dejes de culpabilizarte. Cuando te venga una imagen culpabilizadora, o una imagen de tu pareja estando con esa expareja, respira y piensa inmediatamente en una escena en la que tú estás actuando de manera conectada con tus valores. De manera que te dignifica. Ánclate en eso. Realmente es lo que mereces sentir.

Te propongo que no dejes de hacer este ejercicio siempre que tengas la tentación de compararte o tengas la tentación de culpabilizarte. De esta manera vas a tener la sensación que vuelvas a tener control sobre ti misma, sobre ti mismo y sobre tu vida. Y eso, es realmente lo que te mereces.

También te puede interesar el siguiente artículo: RESTABLECER LA CONFIANZA TRAS LA INFIDELIDAD

Newsletter

Darte de alta no te cuesta nada. Darte de baja, tampoco.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.